Las crisis de los modelos organizacionales en el futbol y la apuesta de Deportes Concepción

En Abril del año que se va, en consejo extraordinario de la ANFP, Deportes Concepción, el 26 de Abril 2016/CONCEPCION Hinchas de Deportes Concepción caminaron por el centro de la ciudad Penquista para manifestarse en contra de la desafiliación del equipo, luego de que con 38 votos a favor, 7 abstenciones y 3 en contra, el equipo de la región del Bío Bío dejará el profesionalismo. FOTOS: MARIBEL FORNEROD/AGENCIAUNOcuadro lila de la región del Biobío, era desafiliado del futbol profesional, 38 votos dieron
el piso legal para un hecho que para los penquistas no era un escenario improbable, ni menos desconocido (dos veces antes fueron suspendidos o impedidos de participar en el profesionalismo en los últimos veinte años). Esta vez sin embargo el castigo mayor que un club puede recibir recayó en los de Collao.
Las razones, son por mucho y de sobra conocidas, y no escapan a una realidad compleja y que amenaza en la actualidad a nuestro futbol, malas administraciones, gestiones fraudulentas, intereses particulares, negocios deshonestos y una serie de prácticas dirigenciales que han desatado una crisis en diversos clubes en nuestro país, y que pone en riesgo el normal desarrollo de la práctica profesional del futbol.

Abundar en los detalles de esta crisis, incluso en los pormenores del caso de Deportes Concepción, no es el objeto de este escrito, sino mirar desde una perspectiva más integral el fenómeno que ha implicado el hecho puntual de la desafiliación.

Al respecto el caso de Deportes Concepción implica describir y presentar para los análisis tres elementos constituyentes:

  • El vinculo Ciudad-Club
  • La adherencia social y la Subjetividad en la crisis
  • La emergencia organizativa

Concepción es una ciudad en la cual, el futbol ocupa un lugar importante, clubes de vasta tradición en nuestro país, tiene su hogar en la región del Bio bio, como cualquier urbe de nuestro país, conviven en lo cotidiano diversas pasiones, rivalidades y  colores, uno de ellos es el Lila, que a 50 años de su fundación, ha sorteado variadas crisis que mas que socavar la popularidad del club, al parecer ha teñido a la institución de una épica particular, una historia que se ha escrito en torno a lo que la ciudad le otorga como capital simbólico al club y un club cuyo valor principal, es poder movilizar a sus seguidores en una ciudad que dejó de ver al club en la cancha hace meses.

La constitución de una memoria colectiva requiere no de una “suma” de memorias individuales, sino que de una producción social de ella, una ciudad, sin duda ofrece un repertorio de espacios simbólicos y concretos en los cuales sin duda un club de fútbol, o cualquier tipo de asociatividad provee de sentidos y significados que le dan una épica a los espacios, la ciudad como soporte de estas interacciones, sin duda ofrecen marcos que a nivel nacional se relacionan con los vínculos que en Chile establecen Valparaíso y Santiago Wanderers, Viña del Mar y Everton, Rangers y Talca, Cobreloa y Calama, Antofagasta en la ciudad del mismo nombre, O`Higgins y Rancagua, Deportivo Linares en Linares,  etc…

Y es que en el mundo de las representaciones y construcciones colectivas, es donde mejor se expresan las subjetividades que dan lugar entre otras cosas a la percepción del mundo, de lo bueno y lo malo, de los valores y las adherencias que se ponen en escena cuando los que se convocan son un colectivo de personas.

Un club de futbol, es su historia, su épica, todo aquello que fundamenta sus adherencias y las formas diversas en que gestionan sus pasiones, las historias del llamado León de Collao,  (denominación con que el club homenajea al a estas alturas mítico central Haroldo Peña cuya presencia en el “Conce” marcó una época), imprimen cierta aire de equipo resistente a la adversidad,  instancia en la cual han desarrollado un modelo organizativo que tiene por fin no solo recuperar y reincorporarse al futbol profesional del cual fue desafiliado, sino que también instalar la posibilidad de generar una experiencia exitosa y replicable en el marco de la transformación del futbol profesional chileno a nivel organizacional, que impida que los clubes se conviertan en nichos de negocios para empresarios inescrupulosos cuyos fines difieren absolutamente de los intereses de quienes sostiene finalmente esta práctica deportiva, es decir los hinchas.

estadio

Una de tantas expresiones del proceso (que incluye, apariciones en los medios, participación en organizaciones con otras organizaciones deportivas, vinculación con núcleos académicos de investigación, lanzamiento de indumentaria deportiva alusiva al renacer del club, etc…) que lleva adelante el Deportes Concepción tuvo su punto de máxima expresión el día Domingo 09 de Octubre de 2106, cuando la directiva del Club  convocó a la hinchada lila a un hecho inédito al tiempo que significativo y emblemático, la idea era asistir al Esther Roa Rebolledo para alentar al equipo como cualquier Domingo de futbol, pero esta vez, sin el equipo, sin rivales, sin futbol en otras palabras……solo con la pasión.

Al llamado acudirían más de 8 mil personas que repletarían varios sectores de las gradas del remozado Collao, tiñendo de lila esa soleada tarde, asi el empuje y la fuerza del colectivo y la significancia social de una adherencia que permanece inmune a pesar del trágico presente, da buena muestra de un capital que el nuevo modo de organización de la institución ha atesorado en su beneficio. De ahí en adelante el campo mediático se expandió, (una revista deportiva alemana, la Que Pasa, la prensa nacional y regional, televisión, radio y web) la atención que tuvo el episodio triste de la desafiliación, ahora se volteaba en atender este verdadero renacer lila, comandado por un grupo de hinchas organizados al estilo “Club de la Pelea” en palabras de su propio presidente Víctor Tornería, quien ha liderado un equipo de trabajo, cuya particularidad 14600491_10210485490236171_870952459_o-730x350es darle sentido a la tipología que Klaus Heinemann propusiera en su clásico texto acerca de la sociología de las organizaciones voluntarias y los clubes deportivas, y que componen cuatro elementos:

  • Adhesión voluntaria
  • Independencia de terceras partes
  • Toma de decisiones democráticas
  • Trabajo voluntario

Estos cuatro elementos son constituyentes de formas de organización cuyo carácter principal es la orientación por objetivos determinados de antemano, no de manera ocasional o en beneficios contingentes o fugaces (como una ganancia mercantil de corto plazo), dicho de otro modo, organizar una institución deportiva bajo estos preceptos, le da sentidos nuevos a las posiciones de roles y normas dentro de una club deportivo, a la vez que le otorga validez y proyección al concepto “proceso” que en el ámbito futbolístico,  posee un uso antojadizo y abusivo.

20160502_pag_22_imagen_0001Por estos días, la hinchada lila y su dirigencia espera con ansias el fallo del recurso presentado en tribunales que podría declarar errado el dictamen de ANFP de desafiliación, y con ello seguir dándole el impulso ahora desde otros escenarios y con nuevos desafíos para un club que ha hecho del concepto colectividad su práctica y premisa mayor.

 

Jaime Rodríguez M.- Investigador Laboratorio Social del Deporte

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s