La Garra Charrúa en tela de juicio. El golpe a la Identidad Uruguaya.

Chile vs Uruguay

Tras el partido de Chile y Uruguay válido por los cuartos de final de la Copa América 2015, de lo que menos se ha hablado es de fútbol. En su lugar, futbolistas, ex futbolistas y periodistas le han dado amplia cobertura a la provocación de Jara y la posterior expulsión de Cavani. Puede decirse mucho respecto a la jugada puntual, algunos consideran la acción como repudiable y antideportiva, aunque más de alguno añadirá que por muy antideportiva que fuese la acción, es algo que existe en el fútbol y ante lo cual los jugadores deben aprender a convivir. En lo personal, más que la jugada en sí misma, son interesantes las reacciones posteriores, debido a que ponen de manifiesto un conflicto respecto al discurso identitario del fútbol uruguayo (que debería ser coherente con el discurso identitario del pueblo uruguayo, aunque ello sólo podría plantearlo como una suposición).

Las respuestas del medio futbolístico uruguayo tras el partido han consistido, en general, en ataques personalizados a los jugadores chilenos y al medio futbolístico nacional. Así, se pueden constatar amenazas como las de Lugano, Chevanton y Suarez. Estas frases, publicadas en las redes sociales por futbolistas y exfutbolistas uruguayos, reflejan la sensación de impotencia del medio futbolístico uruguayo, que sobre el juego mismo sólo dice que “once contra once, lo más seguro es que nos hubiésemos ido a los penales”.

Chile vs Uruguay

La misma impotencia quedó demostrada tras la expulsión del jugador Fucile, momento en que parte del equipo se lanzó contra el árbitro y el juez de línea, insultando y agrediéndolos. La pregunta es si tal impotencia puede provenir tan sólo del hecho de haber perdido el partido y con ello la posibilidad de seguir en competencia. Para mi gusto, la respuesta es no. Para comprender tal impotencia, es necesario entender cómo se configura el discurso que el fútbol uruguayo tiene sobre sí mismo, y cómo la forma en que el equipo perdió el partido cae como un mazazo sobre ese discurso.

Uruguay tiene una rica historia futbolística, ha ganado dos mundiales y dos olimpiadas (que al momento en que se jugaron eran equivalentes a los mundiales, no como ahora en que es una competencia menor). Su mayor leyenda es la consecución del Mundial de 1950, derrotando en la final al favorito Brasil. Sobre ese hito se funda la leyenda del fútbol uruguayo, que es la leyenda de la garra charrúa. La leyenda habla de un pueblo pequeño, de tan sólo unos pocos millones de habitantes, que para poder competir contra las potencias que le rodean, debe apelar a todo su amor propio.

Sobre esa base discursiva Uruguay ha construido su fútbol. Ha ganado y ha perdido, pero siempre mostrando su tradicional garra charrúa. Están orgullosos de ello, los identifica y los une. Sin embargo, junto con ella, el fútbol uruguayo ha incluido en su catálogo otros argumentos en la búsqueda de la victoria. Algunos de ellos reglamentarios, y otros fuera de éste. Uruguay sabe que cuando está en desventaja futbolística puede apelar al no-fútbol, a cortar el juego mediante fouls reiterados, a demorar las acciones, a provocar a los rivales, y hacer que se juegue poco y aprovechar una desconcentración del rival para meter un contragolpe o un cabezazo en una pelota parada. De esta manera, nunca se deja avasallar por rival, siempre está de pie dando pelea.

jugadas-sucias-futbol_MDSIMA20150625_0044_11

Entonces, cuando Uruguay entra a la cancha frente a un equipo que reconoce como superior (al menos mientras no pueda contar con Luis Suárez) sale a hacer lo que sabe hacer en esas circunstancias. Golpea de inicio para “ablandar” al rival, demora las acciones y se preocupa de defender. Les parece extraño que el rival responda con patadas, pero está bien, están entrando en un terreno donde suelen sacar ventajas. Termina el primer tiempo casi sin sobresaltos, a pesar de que el rival tuvo la posesión del balón el 80% del tiempo, pero está bien, se juega como quieren, con poco fútbol y harto roce. Entonces ocurre lo impensado, un chileno le gana a un uruguayo en el no-fútbol, lo saca de la cancha e inclina la balanza para que Chile gane el partido. En realidad no duele tanto el perder, como el perder producto de una artimaña, porque Uruguay puede permitirse perder un partido de fútbol, pero lo que realmente duele, es perder en el terreno del no-fútbol. Eso rompe su discurso sobre el nosotros, y produce impotencia.

¿Y Chile? Chile en tanto lucha contra un discurso identitario negativo. El actual equipo se define por la frase de “nunca hemos ganado nada, es el momento”. Siente su historia marcada por la fatalidad y la vive como un peso. Sus hitos son cicatrices de momentos en que estuvo a punto de superar su fatalidad, pero no lo logró. Y la historia se le impone una y otra vez, desconcentrando a los jugadores en momentos decisivos; acomplejándolos frente a rivales que se tienen por superiores. Con la cicatriz fresca de uno de los momentos en que ha estado más cerca de superar su fatalidad, cicatriz que no sólo se lleva en la memoria, sino que también en la piel bajo la forma de tatuaje, y luchando contra sus complejos, Chile busca romper el discurso identitario de la fatalidad y del peso de la historia. Es por ello que el ganar no lo vive como un deseo, sino como una necesidad. Es por ello que puede perdonar cualquier falta y recurrir a cualquier triquiñuela, si es que eso pone la Copa más al alcance de la mano.

34394_12896_15195784

Quizás, hacia el final de la Copa, Chile pueda cambiar la forma en que se describe futbolísticamente a sí mismo. Y, quizás, Uruguay recuerde que ganó un Mundial y dos Juegos Olímpicos sin necesidad de recurrir a nada más que al talento de sus jugadores y al buen juego colectivo de su equipo.

                                    Pablo Moreno del Valle

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s