Alemania campeón del mundo

alemania-campen

Alemania es el nuevo monarca del fútbol mundial. Después de 24 años alcanzó una nueva copa del mundo en Brasil 2014. Ya había obtenido dicho título en los años 1974 y 1990, claro que como Alemania Federal. De Alemania siempre me ha impresionado su capacidad para competir. En efecto, no sólo ganaron mundiales, sino también, desde 1974 hasta ahora, jugaron en cuatro finales (82, 86, 90, 2002), entre los años 1974 y 1990 sólo faltaron una vez a la cita del partido final, y entre 1994 y el jugaron una vez la final y se quedaron un par de veces en cuartos o semifinales. Si lo miramos con la distancia del tiempo, sencillamente Notable. Después de todo esto, me pregunté si en el triunfo en Brasil había alguna novedad. La respuesta fue que había varias lecciones, especialmente en lo que dice relación al vínculo entre fútbol y sociedad.

La primera novedad es que Alemania ha obtenido por primera vez un título del mundo después de la reunificación. El fútbol alemán acomodó varias piezas una vez que sus sistemas de organización (“las dos alemanias”) se unificaron en la década de los 90. La reunificación deportiva catalizó la búsqueda de una nueva identidad en el juego del fútbol al encontrarse dos escuelas que enseñaban el fútbol y el deporte desde perspectivas distintas. El esfuerzo por asimilar estas formas de enseñanza y organización significó  la re-institucionalización del fútbol alemán y la redefinición de sus objetivos organizativos, lo cual parece haber sido fundamental para adoptar un nuevo estilo de juego.

El segundo hecho interesante es que la actual selección de Alemania es una síntesis del impacto de los fenómenos inmigratorios en dicho país. En este sentido, el fútbol ha facilitado los procesos de inclusión y asimilación intercultural. Al mismo tiempo, el triunfo de Alemania expresa cómo el fútbol es uno de los principales mecanismo de movilidad social para inmigrantes.

Tercero, Alemania ganó la copa del mundo con un estilo de juego que es una novedad con relación a su anterior identidad futbolística. Una nueva Alemania, reunificada y asimilando los procesos inmigratorios, tenía que vivir la transformación de cómo entender y enseñar el fútbol. Esto es simplemente notable. Algunos de los rasgos del nuevo fútbol alemán son el poner lo colectivo por sobre lo físico o lo individual y la valorar la idea de proceso por sobre el resultado. Alemania escapó de la trampa que se crea al narrar éxitos o fracasos deportivos a través de los resultados. En las últimas dos décadas, Alemania forzó la reconstrucción de sus entrenadores de fútbol e instituciones, una verdadera revolución en las ideas, métodos y pedagogías para enseñar y desarrollar el fútbol.

El cambio en el fútbol alemán no es sólo una buena copia del juego basado en la posesión del balón. Más bien, el cambio es la consecuencia de evolucionar en la cualidad del pensamiento acerca de cómo se enseña y cómo se concibe el fútbol. El cambio implicó crecer cualitativamente en institucionalidad y método/pedagogía para aprender a tomar de decisiones desde lo colectivo. Un equipo de fútbol es una organización en donde la toma de decisiones transcurre en escenarios complejos. Aprender a jugar y a tomar decisiones valorando lo colectivo por sobre lo individual ha sido el cambio fundamental en el fútbol alemán, una transformación en su pedagogía para enseñar el fútbol.

El cuarto aspecto relevante es que Alemania ganó la copa del mundo creyendo en un proceso. El fútbol Alemán se dio el lujo de organizar un mundial, como fue el 2006, y perderlo, sin caer en ansiedades y catastrofismos. No hubo excesiva prisa o presión para su selección y la misma generación que lo perdió lideró el plantel  triunfador el 2014. Como contraste de esta actitud se puede citar a Brasil, que en ese afán de ganar el mundial 2014 desnudó todas sus carencias deportivas, sociales y políticas, lo cual se coronó con la humillación deportiva más grande de su historia.

Los cuatro puntos anteriores expresan la relación entre fútbol y sociedad. El cómo hoy se enseña el fútbol en Alemania es una expresión de la nueva Alemania. En Alemania también se transformaron las estructuras institucionales del fútbol y las formas pedagógicas asociadas al mismo. Al final, esas pedagogías para “aprender a jugar” y “jugar para aprender” han valorizado la toma de decisiones en lo colectivo, un cambio que es una gran revolución de ideas e instituciones. Quizás, algo de esto está podría pasar en Chile.

Rodrigo Figueroa Valenzuela

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s